google-site-verification=sd9aJpA_HfX9f8GtUtkPyei6qv5k5tamtMdG-0sdFT8
 

Bitácora de un viaje

Muchxs de ustedes me acompañaron hace unas semanas en un viaje que yo denominé del alma. Vieron imágenes de lugares desde mi perspectiva, con mi filtro y mi ojo 👀 .


Hoy he decidido comenzar a relatarles historias. Porque unas de las cosas que me regaló el viaje fue disfrutar de compartir. Con niños, animales, mujeres, hombres, conocidxs, desconocidxs, altxs, bajxs, parlantes, silentes... en resumen con gente, personas que terminan siendo muy significativas porque te ayudan e impulsan sin querer queriendo un proceso personal.

Les voy a comenzar a compartir ese proceso, aún cuando me conecta con un aspecto íntimo y vulnerable. Debo reconocer que en algo me entretiene.

Quizás sólo quiero hacer perenne lo efímero, o quizás quiero escribir el guion de una película, o quien sabe. Las pulsiones del alma no siempre se pueden decodificar con claridad... lo que sí sé que quiero es compartir con ustedes. Y evidentemente, retroalimentarnos con historias distintas pero iguales. La tuya es la mía y viceversa. en algún punto hacen tangente. Este viaje del alma será de todxs o no será.


Les invito a dejarme sus comentarios, pensamientos, sentimientos o reclamos. Yo sé que si estás aquí es porque en algo resuenas con mi experiencia. Vamos a comenzar a regalarnos la posibilidad de abrir el corazón ❤...


Por ahora, te dejo una pregunta para que comiences a sintonizar:


¿Qué es el viaje para ti?


Foto: cuando iba aterrizando a Madrid. Eran casi las seis de la mañana y tenía a mi lado un nuevo amigo. No había sacado las acuarelas, pero si había podido ver unas clases de Magia Lunar que tenía atrasadas








236 visualizaciones10 comentarios